lunes, 15 de octubre de 2012

RIACHUELO: Suprema Corte advierte que los objetivos de ACUMAR son de nivel bajo.


La Corte Suprema de Justicia, en el marco de una nueva audiencia pública sobre el saneamiento del Riachuelo, advirtió a la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo que son de nivel "bajo" los objetivos que se propone en la calidad del agua, por lo que "es fácil decir que se cumplieron".
El presidente de la ACUMAR y secretario de Ambiente de la Nación, Juan José Mussi, explicó que se fijó "objetivos que no fueron objetados y estamos cumpliendo con ellos" y anunció que "para fin de año, principios del año próximo", estará terminada la construcción de la mayor planta de tratamiento de efluentes domiciliarios que se vuelcan en la cuenca.
El cuestionamiento fue realizado por el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, quien escuchó el informe junto a los jueces del tribunal Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt, Juan Carlos Maqueda, Carmen Argibay y Raúl Zaffaroni.
Lorenzetti, interrogó al representante del organismo integrado por la Nación, provincia y ciudad de Buenos Aires sobre los trabajos que apuntan a la calidad del agua, cuestiones sanitarias de la población de la zona de influencia y controles presupuestarios y de ejecución de las obras.
En ese sentido, consultó a Mussi si la ACUMAR controla las subcontrataciones de las empresas del Estado encargadas de los trabajos, concretamente AYSA.
"No lo hacemos, porque la empresa las hace como parte de un plan director", respondió el funcionario, y aclaró que cuando el organismo que preside asigna un presupuesto para una obra específica, sí se verifica el cumplimiento, ante lo que Lorenzetti replicó: "Luego lo conversaremos con los representantes de AYSA".
Mussi sostuvo que la ACUMAR, firmó un convenio con la Auditoría General de la Nación para que se controlen los trabajos y, en ese contexto, enumeró que fueron retirados 100 automóviles o autopartes del cauce hídrico y la totalidad de los buques hundidos.


En ese sentido, el funcionario recordó que la primera demanda para la remoción de embarcaciones data de 1812 y fue formulado por "Martin Thompson, el esposo de Mariquita Sánchez de Thompson".
Además, destacó el traslado de la feria La Saladita, la relocalización de decenas de barrios de emergencia y la erradicación de basurales, punto sobre el cual aclaró que "falta un 32 por ciento" de los que existían, lo que fue considerado como "mucho" por Lorenzetti.
Mussi reconoció "problemas de presupuesto" que atraviesa la ACUMAR, lo que llevó a los jueces de la Corte a concluir que "es importante contar con el financiamiento internacional para culminar con esta obra".
El funcionario, afirmó que la "ciudad debía aportar 160 millones de pesos y solo aportó 25 millones. La provincia tampoco aportó sus 160 millones de pesos". "En cambio, la Nación ya giró los 320 millones de pesos correspondientes", expresó Mussi ante los jueces del tribunal.
En la audiencia, los jueces también recibieron la exposición del representante de la provincia de Buenos Aires, José Luis Enríquez, y de la Capital Federal, Julio Marcelo Conte Grand.
La convocatoria, fue realizada para evaluar el grado de avance en el cumplimiento de los mandatos impuestos en la sentencia condenatoria dictada el 8 de julio de 2008, por la cual exigió el saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo (fallo "Mendoza y otros").
La Corte, también cito a las empresas Agua y Saneamientos Argentinos (AYSA) y Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE), para que informen sobre los actos ejecutados y las contrataciones realizadas por indicación de la ACUMAR.
Además convocó al Defensor del Pueblo de la Nación y la Auditoría General de la Nación, para que informen sobre las dificultades que pudieran haber existido a la hora de realizar los controles encomendados en la sentencia y sus observaciones.

1 comentario:

Francisco Javier de Amorrortu dijo...

Una vez más las audiencias públicas sobre la causa Matanzas Riachuelo descubren a unos y otros alelados, por las escuálidas respuestas, por el silencio o por la vergüenza. Siempre ha resultado así desde que Romina Piccolotti dejara de prometer estudios de carga másica con que V.E. quedaban a la espera de sus respuestas. Quien se ocuparía de ellos era el modelador matemático Jorge Bolt, que nunca alcanzó soporte de trabajo de campo para avanzar con ellas. Ver http://www.alestuariodelplata.com.ar/evaluacion.html
Hace 30 meses, un 10/4/10, realicé una presentación en la Secretaría de Juicios Originarios, de la que nunca tuve respuesta.
Vuelto el 12/9/12 a una nueva presentación obtengo al menos el número de partida D-473/2012, confiando saquen más provecho que con las audiencias. Ver x http:www.hidroensc.com.ar/cortemr3.html
Del desgaste de la pasión
en la comunicación de un desastre de 226 años, de incomparable mayor gravedad que los trascendidos en flujos de noticias de comportamientos abyectos.
En 1871 el diario La Nación describe: "el lecho del Riachuelo es una inmensa capa de materias en putrefacción. Su corriente no tiene ni el color del agua. Unas veces sangrienta, otras verde y espesa, parece un torrente de pus que escapa a raudales de la herida abierta en el seno gangrenado de la Tierra.
¿Hasta cuándo inspiraremos el aliento y beberemos la podredumbre de ese gran cadáver tendido a espaldas de la gran ciudad?"
Juan Bautista Alberdi manifestó que “convertido en fango podrido, forma un foco permanente de infección y peste”
En 1870 quedan las bacterias anaerobias dueñas del ambiente, produciendo metano y ácido sulfídrico.
Ya en 1871 se debatía en Diputados de Provincia la posibilidad de construir un emisario que enviara los contaminantes río adentro.
Pinceladas de 226 años de polución en un río que nunca dió abasto por sus escasos flujos, a la crecida avalancha de vertidos. Que no conforman contaminación, sino, polución directa, por quedar prácticamente encerrada en el ámbito de la cuenca, sin posibilidades de alcanzar el estuario.
Sigue esta nota en http://www.alestuariodelplata.com.ar/audiencia10.html
Francisco Javier de Amorrortu