jueves, 27 de octubre de 2016

TIGRE: Justicia procesó al Fiscal Julio Novo por encubrimiento al narcotráfico.

La Justicia procesó hoy al suspendido fiscal de San Isidro, Julio Novo, por encubrimiento al narcotráfico. La decisión la tomó la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, en una causa en la que Novo fue acusado de otorgar protección judicial a una banda de narcotraficantes colombianos que operaban en Argentina y está vinculada con los asesinatos cometidos en 2008 y 2009, el más paradigmático el del Unicenter.
La Justicia, también procesó a sus adjuntos, Rodrigo Caro y Eduardo Vaiani, y a sus secretarias Melisa Rey y Mariana Busse.
La causa abierta contra Novo es la 3468 y en esa se investigan la participación que el representante de Ministerio Público tuvo en casos resonantes como los crímenes de Unicenter, San Fernando y General Rodríguez, el tráfico de efedrina, la detención del narco colombiano “Mi Sangre” y el lavado de dinero en barrios privados de Tigre.


Efectivamente, en el año 2014, con el objeto de asegurar la custodia, administración, conservación, ejecución y disposición de bienes y dineros de las personas físicas y jurídicas investigadas, el juez Alberto Santa Marina decretó la inhibición general de los bienes de los colombianos Reymond Anthony Martínez Grajales y Mariela Grajales Gómez; y de los argentinos Juan Carlos Di Filippo; Walter Mosca y Diego Miguel Colombini, además de las firmas ODA Desarrollos SA; Fideicomisos Estudio de Bahía Grande y Complejo de Bahía Grande SA.
Walter Mosca, al parecer era el nexo argentino de la banda para la supuesta canalización del dinero del tráfico en inversiones inmobiliarias y empresas. El emblema de sus construcciones a través de la firma ODA es el Hotel Intercontinental que se instaló hace varios años dentro del barrio privado Nordelta.


Ese proceso se inició a raíz de una denuncia del fiscal de San Isidro Luis Angelini, quien investigaba las muertes de Unicenter, y de otro colombiano, Juan Sebastián Galvis Ramírez, registradas en 2009 frente a un local de venta de motos de agua, en San Fernando.
Lo preocupante del caso es que a pesar de la gravedad de los hechos que dichas causas involucran, considerando la evidente vinculación de dichos homicidios con el narcotráfico, la Fiscalía General, a cargo del Dr. Julio Alberto Novo, no sólo no brindó el apoyo mínimo necesario para el éxito de pesquisas de esa complejidad, ni impulsó los actos procesales de su competencia, sino que los fiscales a cargo de la investigación, sufrieron innumerables situaciones de abuso de poder y obstrucción de su labor, por parte de sus superiores jerárquicos. Lo que se tradujo en un grave perjuicio para la administración de la Justicia, y hace temer y presumir una conducta de encubrimiento por parte del propio funcionario titular de la Fiscalía General. 
Un mes después, en noviembre, la Corte Suprema Bonaerense lo suspendió a raíz de esta causa en la que ahora se lo procesó.