martes, 4 de octubre de 2016

ESCOBAR – Miembros de la Asamblea en Defensa del Humedal fueron agredidos por funcionario municipal.

El desfile de carrozas de la Fiesta de la Flor volvió a brillar como en sus mejores épocas. Sin embargo, su brillo fue opacado por un suceso aislado que se conoció horas más tarde: las amenazas y agresiones que militantes de la Asamblea en Defensa del Humedal aseguran haber sufrido a manos de un funcionario municipal cercano al intendente Ariel Sujarchuk.
El hecho ocurrió el sábado a la noche, cuando algunos integrantes de esa organización intentaban desplegar una bandera en la esquina de la avenida Tapia de Cruz y la calle Mitre, a 150 metros del palco de autoridades. Según la denuncia que dieron a conocer a través de un comunicado, el funcionario Javier Abalos se les acercó de manera prepotente para impedirles “colarse” en el tradicional desfile. “Amenazó y golpeó a dos compañeras”, afirmaron.
La situación originó un momentáneo tumulto, que fue parcialmente registrado por los militantes con sus celulares. En el video, que viralizaron por Facebook, se ve a una joven que increpa y acusa a Avalos de insultarla y haberle pegado una patada. También se advierte la presencia de efectivos policiales que intentan controlar la situación, ante la mirada atónita de los vecinos que presenciaban el espectáculo en esa céntrica esquina.
“Denunciamos el accionar de la patota municipal y repudiamos este tipo de actos, que no hacen más que revivir lo peor de nuestra historia y lo nefasto de ciertas prácticas mafiosas”, afirmaron los ambientalistas. A su vez, informaron que esa misma noche radicaron una denuncia formal en la comisaría 1ra.
El acusado es un hombre de confianza del jefe comunal, con quien empezó a trabajar cuando era subsecretario del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. En ese entonces fue su chofer y escolta; actualmente estaría a cargo de un área de Mantenimiento vinculada a las Unidades de Gestión Comunitaria (UGC).
No es la primera vez que ocurren situaciones de esta índole durante un desfile de carrozas. Muchos probablemente recordarán que en 2010 un grupo de jóvenes militantes irrumpieron frente al palco para reclamar la construcción de una sede propia para la Universidad de Buenos Aires. Lo mismo hicieron al año siguiente, vestidos con guardapolvos blancos.
Aunque a los organizadores y especialmente al entonces intendente Sandro Guzmán no le hicieron mucha gracia, fueron protestas pacíficas y hasta pintorescas, iguales a la que los ambientalistas pretendían realizar este sábado. Nada que justificara un comportamiento como el que le atribuyen al funcionario, oriundo de Castelar y radicado en Escobar hace unos meses.
Desde la Asamblea en Defensa del Humedal exigieron que el intendente se pronuncie sobre este episodio, remueva de su cargo a Abalos y les conceda inmediatamente una audiencia. Pero aún no habría respondido a ninguna de las tres peticiones. Tampoco existió, al menos hasta ahora, una versión oficial que desmienta la denuncia.

Fuente: El Día de Escobar