viernes, 15 de junio de 2012

Clausura preventiva para una planta de Coca-Cola.

La Justicia ordenó el cierre preventivo de la planta embotelladora FEMSA, de Pompeya. La medida se dispuso luego de confirmar que se desechó un producto químico al Riachuelo. La empresa rechazó en un comunicado la versión difundida por el Ministerio Público.

La Fiscal de Cámara Verónica Guagnino, requirió y logró la clausura preventiva de la Planta FEMSA S.A., empresa líder embotelladora de productos Coca Cola, ubicada en el barrio de Pompeya, en Amancio Alcorta 3570, luego de probar que la firma está desechando un elemento tóxico que contamina el Riachuelo.
Fuentes judiciales confirmaron que se trata de “rodamina”, elemento tóxico a través de una “conexión clandestina” a la red pluvial que vuelca a la cuenca Matanza-Riachuelo.
En un operativo de rutina de la Dirección Gral. de Control Ambiental y la Policía Metropolitana se identificó el 11 de junio, por medio de un robot subterráneo en Cachí y Rio IV, una conexión clandestina.

Este miércoles se ingresó a la planta y mediante el uso de colorantes se corroboró la procedencia de conexión clandestina. Asimismo, se comprobó que el derrame de una torre de enfriamiento se vierte en unas rejillas que desembocaban en otra conexión ilegal a la red pluvial.
Ante la evidencia colectada, la fiscal logró la clausura de la planta en virtud de la competencia de la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, por violación del art. 54 del Código Contravencional. La medida adoptada propende a que cese el delito que afecta al medioambiente y contamina el Riachuelo.
La clausura hasta el momento es preventiva; ahora la fiscal deberá inspeccionar la planta y, de ser necesario, solicitará una clausura prolongada.
La empresa Coca Cola difundió un comunicado de prensa en el que calificó como “inexacta” la información difundida por la Fiscalía.

2 comentarios:

convivencianimal dijo...

Hola Ricardo, quería aclararte sobre esta noticia porque yo fui parte del operativo de la clausura y como siempre lo que sale en los medios de da como un teléfono descompuesto.

Yo estoy a cargo de los operativos de video inspecciones de los conductos pluviales para la detección de conexiones clandestinas en la Dirección General de Control - APRA.

El vuelco se detectó video inspeccionando con el robot y se trata de todo el efluente de proceso que la industria genera, que es bastante, pero que antes de volcar pasa por una planta de tratamiento.

Si es tóxico o no, no los sé, y no sé hasta que grado o dentro de qué parámetros sale el efluente. La metropolitana tomó muestras pero esos resultados no estaban mientras se publicó la noticia.

Lo cierto es que la "Rodamina" es un colorante que usamos nosotros para que, una vez detectado el vuelco tiramos este colorante en la última cámara de inspección para confirmar que el vuelco proviene efectivamente de la empresa. O sea tiramos la rodamina por un lado y vemos simultáneamente por el monitor del robot que está dentro del caño como sale el efluente por el colorante que tiramos.
De esa forma determinanos que efectivamente el vuelco proviene de allí.

El motivo principal de la clausura por parte de la Dirección Gral de Control - APRA, fue porque el vuelco a pluvial esta prohíbo por la Ley 3295. El efluente deber volcarse a los conductos cloacales, no a los pluviales, obviamente dentro de unos parámetros y con el permiso de AySA.

Estos operativos se hacen por una manda judicial, en el marco de ACUMAR. El fin es detectar conexiones clandestinas que en definitiva van hacia el Riachuelo, para detenerlos y sellarlos, como le solicitamos a la Dirección de Pluviales.

Bueno, espero haberte aclarado un poco el panorama,
Te envío un saludo!!

Cecilia Güimil

CHARLY dijo...

Muy bueno Ricardo, gracias por aportar el granito de arena para dejarles un mundo mejor alas generaciones venideras