viernes, 23 de septiembre de 2016

TIGRE – Vecinos de Tigre se reúnen para tratar situación ambiental de la Incineradora PELCO.

Vecinos de Ricardo Rojas, Tigre, se reúnen el sábado 24/9/2016 a las 16hs. en la plaza José María Paz, a fin de tratar la situación de la planta industrial dedicada al tratamiento de residuos peligrosos que opera bajo la responsabilidad del Grupo Pelco, ubicada en la calle Saavedra N° 2875.
Respecto a la situación ambiental generada por la empresa PELCO, dejo constancia que el pasado 1° de agosto del corriente año, quién suscribe, presentó una denuncia formal por ante el Comité de Cuenca del Río Reconquista (COMIREC) y otra relacionada con la existencia de 5 basurales clandestinos “oficiales” en la zona. Según información oficial las denuncias fueron caratuladas y enviadas al Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (Exptes. 2439-329/2016 y 2439-328/2016).
La cuestionada planta de PELCO en Ricardo Rojas, opera sobre un terreno de 12.500 metros cuadrados, cuyo rubro es Centro de Tratamiento de Residuos y Efluentes (Industriales, patogénicos u otros) y Despacho de Residuos Patogénicos. En su planta realiza la termo destrucción de los residuos y funciona una planta de tratamiento físico-químico biológico para los residuos líquidos. Cuenta con una flota de camiones propios, habilitados para el transporte de residuos industriales y especiales.
La incineración, como tecnología de tratamiento y disposición final de residuos peligrosos, está siendo cuestionada cada vez más por la creciente evidencia científica que vincula algunas de sus emisiones, con graves efectos sobre la salud humana: defectos en el sistema inmunológico, malformaciones congénitas, distintos tipos de cáncer, problemas en el sistema nervioso, etcétera.
La planta en cuestión resulta particularmente peligrosa, dada su proximidad a una zona densamente poblada de los barrios Ricardo Rojas, Parque San Lorenzo y La Paloma. Efectivamente, Pelco se encuentra ubicada a escasos 120 metros de una zona densamente poblada. Los efectos de este incinerador sobre esta franja poblacional, nunca fueron analizados ni estudiados.
Como agravante de lo anterior, debo mencionar en este punto, el defectuoso e irregular funcionamiento de esta planta, lo cual agrava el permanente riesgo sanitario y ambiental que sufren los operarios de la planta, los operarios de las industrias circundantes y fundamentalmente la franja poblacional que ocupa la zona contigua. Efectivamente, según la información que figura en la página Web del OPDS, esta planta de la empresa PELCO, fue clausurada prácticamente todas las veces que fue inspeccionada.
La última de las clausuras de que tenemos conocimiento, ocurrió a fines de junio de 2015  por parte del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, tras determinar que en sus instalaciones había graves anomalías en el tratamiento de residuos peligrosos y de alta toxicidad. La compañía presentó una medida cautelar ante el juez Luis Arias, quien la rechazó y reafirmó la clausura.
En la inspección, se detectaron residuos sin tratar de hacía más de tres años, los cuales figuraban como ya procesados; depósitos desbordados, residuos sin identificación de los cuales se desconoce su origen, lo cual incumplía toda la normativa que regula la actividad y generando un grave peligro para la salud de los vecinos, dado que en el material decomisado se encontró plomo, mercurio y residuos halogenados.



También se encontraron más de 130 toneladas de cenizas acumuladas de los residuos incinerados y documentación apócrifa sobre un supuesto de traslado de las mismas.
El 02/07/2015, es decir durante la jornada siguiente la empresa PELCO violó la clausura. Efectivamente, no obstante la gravedad e importancia de las medidas que se tomaron en su contra, la planta al otro día, se encontraba abierta y trabajando a full. 
No obstante lo comentado, según la información de la página Web de PELCO,  para asegurar la calidad de las operaciones, la salud de sus trabajadores y el cumplimiento de toda la reglamentación medioambiental, la empresa, que realiza entre sus tres plantas, la gestión de más de 80.000 toneladas anuales de residuos industriales, certificó su procedimientos de acuerdo a las normas ISO 9001, ISO 14000 y OHSAS 18.000.
No obstante todas estas cucardas, el pasado 21 de julio, aproximadamente a las 19 horas, se produjo en una fosa dedicada al tratamiento de residuos líquidos,  una violenta explosión en el interior de la planta, que produjo la voladura de los techos de los galpones de la Empresa y la explosión de la cisterna de un camión tanque. Según la información de prensa de la empresa, tres operarios fueron internados en el Hospital de Pacheco en forma preventiva. La empresa quedó inoperante. La onda expansiva del estallido, afecto a más de cinco cuadras a la redonda de la industria siniestrada.
Debemos tener en cuenta, que con motivo de la explosión, se desparramaron, se volatilizaron y se mezclaron residuos peligrosos sólidos y líquidos a lo que tenemos que sumar las cenizas producidas por la incineración. Todo este material quedó al aire libre y es posible que la lluvia haya empeorado la situación. Frente a este cuadro, según mi criterio, hubiera correspondido que la Autoridad Competente, clausure el sitio, realice una evaluación ambiental de la situación y ordene recomponer el lugar con cargo a la Empresa. Pero nada de todo esto ocurrió.
Por el contrario, a solo siete días de ocurrido el estallido, la empresa PELCO, al parecer sin que haya obrado la intervención de autoridad competente alguna, decidió per se, reiniciar las operaciones de la planta siniestrada.
En definitiva, en el municipio de Tigre, estamos ante una amenaza muy grave, que afecta tanto al personal de la incineradora, a la población y el medio ambiente, frente a la cual la comunidad se encuentra totalmente inerme, desprotegida y desinformada.
La falta de control, el abandono, el incumplimiento de las normas vigentes, la desatención de las medidas de seguridad y el incumplimiento de sus obligaciones por parte de los funcionarios competentes, sitúan a los habitantes de una zona densamente poblada de Tigre, en un escenario de máxima emergencia sanitaria y ambiental. 

La otra PELCO
Corresponde dejar aclarado en este punto que el Grupo Pelco, tal cual figura informado en su página Web, tiene a su cargo una segunda planta en el Distrito de Tigre, en la localidad de Benavidez. Según la Empresa, la planta fue montada en función un convenio suscrito con el Municipio de Tigre, para la contratación de mano de obra local y cooperativista a fin de llevar adelante la actividad llamada minería urbana.
La implementación de este centro de tratamiento de RAEE, permite la recuperación de metales y componentes metálicos, a partir del desarme y la clasificación de residuos, como teléfonos celulares o computadoras, para su posterior reutilización.
La planta en cuestión, opera en un predio de 11.000 m2, ubicado con frente a las calles Aristóbulo del Valle, Alfonsina Storni y Tirso de Molina de Benavídez. El predio fue tomado en posesión por el Municipio de Tigre, en el marco de los artículos 2351 y 2352, del Código Civil, a título de dueña por DECRETO 897/12  (EXPTE. 4112-50362/12) de fecha 05 de julio de 2012.
El 10 de julio de 2012, por RESOLUCIÓN 1372/12, el Municipio de Tigre, Designó a PELCO S.A.  cuidador honorario de los inmuebles en cuestión, dejando constancia, que la designación, se la concede en nombre de la municipalidad, motivo por el cual no cuenta con un mayor o mejor derecho sobre el inmueble, no pudiendo construir ni hacer mejoras en el mismo.
En función de lo expuesto, en este punto estimo que existen elementos de juicio e indicios suficientes como para afirmar que nos encontramos frente a una planta de residuos peligrosos, creada en forma ilegal y en comandita entre el Municipio de Tigre y la empresa PELCO S.A. sobre un terreno apropiado por el Municipio a ese efecto, no apto para el funcionamiento para industrias de esa categoría.
 
En función de lo expuesto, y considerando que la incineradora Pelco, situada en la localidad de Ricardo Rojas, supuestamente cuenta con permiso de vuelco en el arroyo Darragueira, afluente del arroyo Las Tunas, el cual según lo informado por la Sra. Directora Ejecutiva del COMIREC, será considerado en el Plan de Gestión Integral de la Cuenca del Río Reconquista, solicite:

  • Se participe oficialmente de la presente elevación, al Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible y a la Autoridad del Agua.
  • Se realice una inspección integral de la planta que la empresa PELCO S.A. posee en la localidad de Ricardo Rojas, Tigre, en la calle Saavedra N° 2875 (B1618ACN) a fin de proceder en caso de que corresponda, a su inmediata clausura.
  • Se realice, si es posible en acción conjunta con el OPDS y la ADA, un diagnóstico ambiental, que sirva como base para el proceso de remediación ambiental del predio con cargo a la empresa PELCO S.A.
  • Atento la amenaza ambiental y sanitaria que genera la planta en cuestión, solicito se considere su cierre definitivo y/o traslado.
  • En caso de verificarse un daño ambiental, se inicien las acciones jurídicas que correspondan.
  • Se determine por quién corresponda, si la planta de la Empresa PELCO S.A. ubicada con frente a las calles Aristóbulo del Valle, Alfonsina Storni y Tirso de Molina de Benavidez, cuenta con las certificaciones técnicas y administrativas para funcionar como tal.
  • En caso de verificarse irregularidades relacionadas con la utilización del terreno, en  el convenio suscrito con el Municipio de Tigre y/o en las certificaciones técnicas y administrativas se proceda a la inmediata clausura de la planta.
  • En caso de determinarse que la Planta fue  creada en forma ilegal y en comandita entre el Municipio de Tigre y la empresa PELCO S.A. sobre un terreno apropiado por el Municipio a ese efecto, no apto para el funcionamiento para industrias de esa categoría, solicito que por donde corresponda, se inicien las acciones jurídicas a fin de determinar las responsabilidades que pudieran caberles tanto a los directivos de la empresa PELCO como a los funcionarios públicos actuantes.